NOSOTROS

Somos

Una empresa familiar, liderada por tres soñadores profundamente apasionados por el campo, la agricultura, los saberes ancestrales, el desarrollo y la sustentabilidad.

Gramolino nació hace 19 años, bajo la visión de Nelly Moreno, ingeniera en alimentos. Nuestro propósito era cubrir la demanda de granos secos de alta calidad para el sector petrolero del Ecuador, siempre ofreciendo el precio justo; tanto para el consumidor como para los productores.
Gracias a la alta calidad de los productos, Gramolino creció y en la actualidad nos enfocamos en el rescate del consumo de granos ancestrales andinos, en especial el amaranto.

El Amaranto

es un pseudo cereal ancestral que se cultiva hace más de siete mil años atrás.

Amaranto Negro en Sembríos

En Perú se le llama Kiwicha y en México se le llama Alegrías. En nuestro país, el amaranto se cultiva a lo largo de los andes.

Esta riqueza histórica nos conmovió y nos llevó a emprender la aventura de rescatar el cultivo y consumo de Amaranto en Ecuador.  Junto con el Ing. Eduardo Peralta del INIAP quien justamente se encontraba trabajando en un programa de rescate del cultivo de semillas ancestrales,  nos contactamos con las comunidades agricultoras del Ecuador y desarrollamos 3 productos iniciales para ser comercializados en el país: Amaranto en grano, amaranto en harina y amaranto en hojuelas.

Gracias a la visión del dueño de uno de los supermercados más grandes del país, logramos ingresar a la cadena de retail y con ello llegar a más posibles consumidores de amaranto.

Sabíamos que debíamos dar un salto más grande, y por ello nos embarcamos en una nueva aventura: la de desarrollar una bebida de amaranto. Desde un inicio teníamos claro que tenía que ser 100% Natural, libre de gluten y de lactosa, que reflejara la maravillosa diversidad de nuestro país y cuyo costo fuese accesible. Siempre pensando en que su comercialización debía beneficiar a las comunidades agricultoras del Ecuador.

Comunitariamente…

¨Lo importante detrás de cada producto son los conocimientos de la tierra y el equilibrio de una siembra sustentable¨

Nelly Moreno con algunos de los miembros de la asociación Mama Murukuna.

Todos nuestros productos son 100% Ecuatorianos. Desde nuestros inicios hemos trabajado directamente con las comunidades agrícolas del Ecuador bajo políticas de comercio justo.

Nelly Moreno habla de nuestro compromiso con las comunidades agricultoras del Ecuador.

En Ecuador al rededor del 80% de la asociación productora de
Amaranto está conformada por mujeres.
Esto ha generado un impacto importante en la economía de las familias en áreas rurales.

Consideramos que no se trata de producir por producir, es necesario desarrollar alimentos de calidad, que sean asequibles para la población, respetando el medioambiente, que aporten al desarrollo de las comunidades y que como empresa privada juntos aportemos a conseguir los objetivos de desarrollo de la agenda 2030 (ONU), que pretende conseguir un mundo más justo y equilibrado.

Todo esto, lo hemos trabajado siempre en base a los conceptos de comercio justo. Sin embargo, es indispensable involucrarse en la realidad de las comunidades y entender los problemas del día a día. Solo así podemos por un lado enriquecernos de sus conocimientos de la tierra y por otro aportar con soluciones que mejoren su calidad de vida.

¨Nuestro trabajo, al igual que una semilla crece día a día, es paulatino y sostenido¨

Actualmente trabajamos con una comunidad de Imbabura conformada por 25 familias, de las cuales 17 son lideradas por mujeres, con quienes estamos implementando la medición de la huella social. Esto significa que en poco, podremos saber cuánto aportamos a la comunidad con cada unidad de bebida producida y comercializada.